Diseño y Proyectos

En la construcción de un espacio acuático el movimiento de tierra es la actividad principal y el seguimiento de los niveles de proyecto es el punto más delicado. Hay dos tipos de lagos o lagunas, los que se construyen excavando y los que se construyen embalsando agua mediante un dique.

 

 

Por lo general un embalse requiere mucho menos movimiento de tierra que un lago excavado. Pero los embalses solo pueden construirse en terrenos quebrados y aprovechando hondonadas naturales.

 

El tipo de maquinaria que utilizamos para la extracción de la tierra permite ir removiendo el suelo en capas de 10 a 20 cm. Esto es muy importante porque no se mezclan suelos de calidades distintas, separando la tierra negra, de la tosquilla o la tosca.

 

El trabajo de extracción de la tierra del lago normalmente se complementa con el acopio y tratamiento del suelo removido en otras áreas y para funciones variadas como terraplenes, caminos, lomas, rellenos o nivelaciones. En cada caso el material se trabaja en función de su nueva localización. Los contrapisos, caminos, terraplenes y algunos rellenos se compactan. Las áreas para paisajismo se pulverizan los cascotes y se realizan nivelaciones.

 

Un correcto perfilado de las costas evitará que el futuro lago o laguna tenga problemas de erosión o sea peligroso para su uso recreativo.