El mantenimiento de los espacios acuáticos es muy importante a fin de mantener ambientes seguros y libres de contaminación.

 

 

Acciones Habituales

 

Entre las acciones habituales que se realizan para restaurar o mantener un Lago o una Laguna están:

 

Control de vegetación acuática invasora

Combinando los siguientes métodos:
- Por corte, mediante nuestra cortadora de algas que opera hasta 4 metros de profundidad.
- Por medio de herbicidas selectivos especiales para vegetación acuática y algas además de amigables con el medio ambiente.
- Por medio de control biológico con peces herbívoros (somos los únicos productores de estos peces en la región).

 

Control periódico de la calidad del agua mediante análisis fisicoquímicos periódicos

Se sigue la calidad del agua para determinar contaminantes orgánicos o químicos, además de monitorear indicadores de la acción bacteriana, a fin de prever y evitar la acción de patógenos peligrosos como los coliformes fecales. Estos estudios se complementan con muestreos limnológicos.

 

Manejo de la calidad del agua – contaminación orgánica

Es frecuente que los ambientes acuáticos de la zona sufran la contaminación orgánica de sus aguas por causas diversas (fondos y lechos en descomposición o disolución, ingreso por lluvias y afluentes, mortandad de organismos acuáticos, disolución de fertilizantes). En los últimos años hemos depurado las aguas de varios lagos y lagunas, convirtiéndolas en aptas para uso recreativo y deportivo.

 

Manejo de la calidad del agua – contaminación por hidrocarburos o derivados

Estamos en condiciones de tratar y remover derrames de petróleo, combustibles, algunos solventes y algunas pinturas con productos absorbentes y floculantes, los que se complementan con equipamiento especifico, como bombas de extracción y cercos flotantes de recolección.

 

Uso recreativo de los lagos y lagunas La náutica, la natación y la pesca son las actividades que normalmente debemos atender en los ambientes acuáticos que manejamos. La remoción de objetos peligrosos (troncos, alambres, fierros) y el control de las algas a profundidades de bajo riesgo son algunas de las tareas que realizamos.

 

Control biológico de larvas de mosquitos en el agua Somos el único productor de Gambusia o Mosquito en la Argentina. Este pequeño pez consumidor de larvas de mosquitos es un excelente control biológico que en África ha sido utilizado por años para combatir enfermedades como la malaria.

 

Mantenimiento de estanques y aspectos paisajísticos En forma habitual trabajamos en la construcción y restauración de lagos y lagunas, en muchos casos con los mejores estudios de paisajismo del país. Esto nos facilita atender los diferentes problemas que van planteando las lagunas como la erosión, filtración, desbordes, fisuras, etc., desde una perspectiva eficiente y estética a la vez.

 

Constitución y mantenimiento de ecosistemas acuáticos

Ser productores de más de 15 variedades de peces, aves acuáticas y plantas acuáticas, e incluso carpinchos, en nuestro criadero en Los Cardales, nos permite diversidad, calidad y precio a la hora de conformar un ecosistema acuático.

 

La oxigenación correcta de un lago o una laguna se realiza mediante la mezcla de sus aguas, esta mezcla se logra formando corrientes leves y continuas que evitan la estatificación de sus aguas. Oxigenar un lago no es “agregar” oxigeno, es mezclar correctamente sus aguas.

 

La estratificación es el fenómeno por el cual tenemos agua caliente en superficie y agua fría en el fondo durante el verano. Este proceso deteriora la calidad de los lagos de uso recreativo – paisajístico y debe evitarse.

 

Una correcta oxigenación mejora el ecosistema, clarifica las aguas y permite que el ambiente sea capaz de soportar en mejores condiciones distintos impactos, como por ejemplo el ingreso de fertilizantes.

 

Las corrientes de intercambio de oxígeno pueden producirse por difusores de burbujas, chorros de agua procedentes de bombas de agua o por “molinos” de paletas. Cualquiera de estos métodos logra que el agua arrastrada desde el fondo de la laguna se oxigene en el momento en que toca la superficie por difusión. A su vez se liberan a la atmósfera sustancias indeseables del agua como amoníaco.

 

Como se desprende de esta descripción es la corriente de agua producida por las burbujas la que aporta oxígeno y libera los gases.

 

En los lagos de aguas verdes, en particular, debe optimizarse la mezcla de las aguas para minimizar la aparición de algas tóxicas, evitar la asfixia y muerte de los peces en los períodos de calor y mejorar el ecosistema. La oxigenación correcta también mejora la transparencia de los cuerpos de agua. Esta es particularmente necesaria en ambientes que reciben con frecuencia fertilizantes o materia orgánica.

 

En los lagos y lagunas se busca una buena mezcla de las aguas y no la incorporación directa de oxígeno. Estos lagos forman una termoclina, esto es la división del agua caliente de superficie y el agua fría del fondo. Esta agua por problemas de densidad actúa como si fuesen aceite y vinagre, no se mezclan. El agua por debajo de la superficie se queda sin oxígeno y se carga de gases perjudiciales para la vida acuática (amoniaco, anhídrido carbónico, etc.).

 

Lo que en términos corrientes se llama oxigenación de un lago en realidad se refiere a la mezcla de las aguas del lago (igual que en una pecera). Es decir, lo importante y eficiente no es incorporar oxígeno disuelto al agua, sino lograr que mediante corrientes y turbulencias el agua del fondo de los lagos emerja y tome contacto con la superficie. En el momento que el agua toma contacto con la atmósfera se liberan rápidamente los gases tóxicos y se incorpora oxígeno.

 

Cómo lograr estas corrientes de agua:

 

En lagos poco profundos, hasta 3 metros de profundidad, es muy eficiente el sistema de paletas ya que los molinos de paletas crean una corriente continua de mezcla que moviliza todo el cuerpo de agua.

 

Este sistema no es eficiente en lagos profundos ya que su capacidad de movimiento de agua no llega a movilizar el agua del fondo. Se debe tener en cuenta que los lagos en los Barrios Cerrados tienen normalmente de 8 a 12 metros de profundidad.

 

El control químico de las algas y las plantas invasoras tiene un efecto temporal, más efectivo que el corte pero que debe luego dejar lugar a un control biológico mediante el uso de peces herbívoros (como el Salmón Siberiano).

 

Algunos de los casos en los que necesariamente se debe evaluar si corresponde el uso de alguicidas son:
- Como complemento de otros tratamientos
- Para controlar grupos invasores específicos sectorialmente - Para plantas arraigadas al fondo de los estanques y que por su variedad permiten el uso de productos que matan a las plantas desde sus raíces. - Para esterilizar el piso de las lagunas antes de su llenado para retrasar la aparición de plantas arraigadas invasoras.

 

 

Laboratorio de Manejo de Agua

 

 

Análisis fisicoquímico completo: Mediante estas determinaciones establecemos los niveles de contaminación orgánica, la estructura e intensidad de la salinidad del espacio acuático y evaluamos importantes indicadores directos e indirectos del comportamiento del ecosistema.

 

Análisis bacteriológico Nos permite establecer si el agua es o no apta para uso recreativo humano (con o sin inmersión). Este estudio, en forma mucho más habitual de la que se puede suponer, nos permite descubrir alteraciones importantes como por ejemplo el derrame de cloacales, que si bien suele pasar inadvertido causa graves trastornos en el ambiente acuático.

 

Análisis limnológico: Nuestras evaluaciones y estudios no se quedan con los aspectos estructurales de un ecosistema acuático y avanzan sobre las interrelaciones del sistema. Entender y estudiar lo acuático como un sistema es el primer paso de un manejo sustentable y eficiente.

 

Fito y zooplancton: Estamos en condiciones de evaluar y monitorear en forma sostenida la evolución de las poblaciones de fito y zooplancton en los espacios acuáticos. Esto se completa con el estudio de poblaciones superiores como los peces.